Motorola obtendrá la calificación más alta en desarrollo de software (Argentina)

Motorola se convertirá en la primera empresa de la Argentina en alcanzar los estándares de calidad en los procesos de desarrollo de software más elevados que otorga la industria.

Entre el 13 y el 22 de diciembre, auditores certificados comenzarán a evaluar al Centro de Desarrollo de Software que la compañía norteamericana posee en Córdoba. Y al final, esperan obtener la más alta calificación: CMM 5.

CMM técnicamente no es una certificación por más que coloquialmente sea ese el vocablo más usado y que en el mercado haya tomado ese status. Es una evaluación o avalúo (assessment) de la capacidad de un proceso de desarrollo de software usando el modelo CMM como referencia en la comparación entre el proceso bajo evaluación (el que está usando la empresa bajo evaluación) y lo que CMM sugiere que debe contener ese proceso. No tiene el mismo status que ISO, no se otorgan certificados y no tiene caducidad.

CMM está organizado en cinco niveles, donde 1 es el inicial y 5 el más alto. En la Argentina, las empresas que mejor estándar presentan no superan la decena y llegan al CMM 3. Ellas son Motorola, IBM, EDS, el centro de cómputos del Citibank, la cordobesa Vates, Prominente, Neoris, Lempert, H. Arriague y Asociados, Idea Factory Software (IFS) y Hexacta.

Lo que hace este assesment es “velar por los procedimientos de la seguridad en el desarrollo de software. Es decir, que en el momento en que el software se entrega figuran los pasos que se siguieron en su desarrollo”, Alvaro Ruiz de Mendorazqueta, gerente de calidad de Motorola Argentina.

Es decir que, a través de estas certificaciones, las empresas coordinan programas de mejora continua pues algunos de sos procesos evaluados son utilizados en otros ámbitos, y equivalen también a un sello de calidad.

CMM es un modelo aplicable al software que, al contrario de otras certificaciones más conocidas (como ISO o IRAM), no tiene fecha de caducidad. Es decir que cuando se alcanza un nivel es para siempre pues el mismo sistema, obligadamente, impulsa a subir un escalón más.

Aunque nadie exige la certificación de calidad a la hora de adquirir software, la evaluación de procesos de calidad será una condición para obtener los beneficios fiscales contemplados en la Ley de Promoción del sector. Además, es una carta de presentación estratégica cuando se intentan abrir mercados externos. Es un boleto para negociar a futuro.

“El valor de estar certificado no se vincula sólo con tener un nivel determinado en CMM. Se trata de encarar un trabajo de evaluación continua porque, de lo contrario, no sirve. El que adquiere, por ejemplo, un celular de Motorola no se fija si tiene o no certificados sus procesos. Pero sí va a mencionar a la compañía y la va a tener presente por la calidad de su producto”, agregó Ruiz Mendorazqueta.

El ejecutivo puso el acento en el trabajo continuo porque es la clave de cualquier norma. “Hoy la norma es necesaria pero la evaluación continua es la clave. El CMM no está difundido en todos los lugares por igual, más allá de que se trate del modelo más conocido a nivel mundial”, añadió.

Sin embargo, se preocupó por destacar que es clave que, así como los procesos de la compañía estén certificados, los ingenieros y programadores que trabajen en ella también participen de la capacitación continua. En otras palabras, que también estén certificados por los distintos jugadores del sector.

Microsoft extiende las certificaciones .NET, Oracle las Database y SUN las de Java. Y lo mismo hacen SAP, PeopleSoft, entre otros. “El hecho positivo es que estas certificaciones y evaluaciones ya se están difundiendo en el interior, pues tradicionalmente la concentración de estas actividades siempre estuvo en la Capital. El hecho de que Motorola esté evaluando sus procedimientos en conjunto con otras empresas, locales, que llegan hasta Córdoba, habla de cómo está evolucionando el tema”, sostuvo.

La India, el mayor exportador mundial de software, tiene la mayoría de sus empresas desarrolladoras en el nivel CMM 5, el más alto. Muchas de ellas ya están transformando sus procedimientos a CMMI.

CMMI es un estándar más completo que CMM que, además, deja de tener soporte el 31 de diciembre de 2005, de acuerdo a lo establecido por el Software Engineering Institute (SEI), un centro de desarrollo de software, de Carneggie Mellon, reconocido mundialmente como un referente de la industria.